Cara de roca

Topo de percusión

Imagen1.png

La perforación por compactación con topo de percusión es utilizada para la instalación de tuberías o cables de pequeño diámetro mediante una cabeza con martillo neumático. Es el método más simple de instalación sin zanja de tuberías de abastecimiento, saneamiento y gas bajo carreteras, aceras, terraplenes y otros cruces pequeños menores a 45 m.


Está basado en el principio de un simple desplazamiento del terreno durante la instalación de tubería, consistente en una tubería metálica y un martillo neumático de pistón en su punta inicial accionado mediante un compresor en superficie. El topo de percusión es ubicado inicialmente en la alineación e inclinación correcta, tras lo cual se acciona el compresor que empuja el topo hacia adelante mediante la acción del martillo neumático.


Una vez se ha completado la perforación, la tubería definitiva es introducida en el pozo de entrada al mismo tiempo que se extrae el topo en el pozo de salida.


Pueden abrirse diámetros de 30 a 180 mm en una sola operación, aunque con múltiples pasadas pueden alcanzarse los 200 – 250 mm de diámetro. Este método requiere, aparte de los correspondientes planos actualizados de servicios, del acompañamiento de técnicas indirectas de localización de líneas de servicio y tuberías, como el georradar (GPR) y el detector electromagnético de servicios, para evitar afectarlas durante la perforación.


La técnica de perforación por compactación con topo de percusión es aplicable en condiciones de suelos comprimibles. Existen equipos orientables y no orientables que tienen rangos de longitud de aplicación diferentes, pudiendo alcanzar hasta los 60 m con equipos orientables. Esta técnica es conocida también con otras denominaciones como martillos de desplazamiento de suelos, topos de impacto neumático o herramientas de perforación.